La geografía humana es la parte de la geografía que estudia la relación entre el hombre y el medio, e incluye el estudio del uso que hace el hombre del medio físico. Según esta idea, compartida por muchos geógrafos, la Geografía humana podría considerarse como una Ecología humana.

Parte de la premisa que el ser humano, agrupado en sociedad, es un agente transformador de la superficie terrestre, su accionar lo modifica en función de las necesidades e intereses que los grupos humanos manifiestan. Estas transformaciones se deben a procesos agrícolas, urbanos, industriales, de transporte, comerciales, políticos, sociales, culturales, conflictos bélicos, de la vida diaria, etc.

El conocimiento de esta relación y la influencia que conlleva en la sociedad, es lo que estudia la geografía humana.

Campos de Estudio de la Geografía Humana

Aunque en un principio, el objeto de la geografía humana era el estudio de las relaciones mutuas entre el hombre y el medio natural, el desarrollo progresivos del conocimiento de dichas relaciones obligó a la sucesiva aparición de diversas ramas que enfatizaban algunas de ellas considerándolas como ciencias o ramas relativamente autónomas. Todo ello vino a sustituir el concepto original de la geografía humana por una integración de una serie de conocimientos sitemáticos estudiados con más detalle por ciencias como:

  • Geografía de la población, que estudia los patrones de distribución de los seres humanos sobre la superficie terrestre y los procesos temporales o históricos que los han originado o modificado.
  • Geografía económica, que estudia los patrones y procesos económicos y su distribución en el tiempo y, esencialmente, en el espacio terrestre. En sentido estricto, la geografía económica estudia la distribución geográfica de los factores económicos y las implicaciones de la misma sobre los países, regiones y, en general, sobre las sociedades humanas. Está estrechamente relacionada con la Economía, pero enfatizando los temas referidos a la distribución geográfica de los factores económicos.
  • Geografía cultural, que más que un campo de estudio es un enfoque de la geografía humana que investiga las relaciones mutuas entre los seres humanos y el paisaje vistas desde un punto de vista posibilista. Aunque este enfoque fue introducido por Vidal de La Blache, fueron geógrafos como el norteamericano Carl Sauer (de la Escuela californiana de Geografía) y otros, los que lo desarrollaron hasta el punto de que llegaron a formar una escuela o concepción de la geografía en el siglo XX. Vino a surgir como una reacción en contra del determinismo ambiental.
  • Geografía urbana, ciencia que estudia las aglomeraciones humanas representadas por las ciudades, su población, características, evolución histórica, funciones e importancia relativa.
  • Geografía rural, estudia el mundo rural, las estructuras y los sistemas agrarios, los espacios rurales, las actividades económicas que se llevan a cabo en éstos (agricultura, ganadería, turismo), los tipos de asentamiento y los problemas de estas áreas (despoblación, envejecimiento, problemas económicos, problemas ambientales, etc). Como ciencias afines pueden citarse a la agronomía, la sociología rural y la economía.
  • Geografía médica ciencia que se ocupa del estudio de los efectos del medio ambiente en la salud de las personas y de la distribución geográfica de las enfermedades incluyendo también el estudio de los factores ambientales que influyen en su propagación. Su ciencia auxiliar es la Medicina.

Cómo aumentó la población

Se denomina población al conjunto de individuos que viven en un territorio determinado. La población no es un factor geográfico estático, sino todo lo contrario. Su crecimiento ha experimentado una significativa aceleración, en especial desde mediados del siglo pasado.

Si se piensa que los recursos alimenticios y energéticos son limitados, la situación de sobrepoblación (exceso de población en un territorio) se traduce en un hecho muy preocupante, ya que pone en riesgo la vida en el planeta y la propia supervivencia del hombre. Y no es para menos, si se calcula que la cifra de personas aumenta a un ritmo de 10 mil habitantes cada hora, y la expectativa de vida también se ha incrementado.

A lo largo de la historia del hombre se pueden observar varias etapas de fuerte crecimiento poblacional, que se relacionan con una revolución económica particular. La primera etapa de expansión se produjo en la etapa histórica conocida como Neolítico, cuando se originó la agricultura y se desarrolló la domesticación de animales, este período se refiere a la primera revolución agrícola. En esta época, el mayor suministro de alimentos, la explotación previsora de los recursos, la sedentarización (establecimiento de un grupo humano en un lugar fijo) y la división del trabajo, permitieron un primer crecimiento demográfico, de modo que al comienzo de la Era Cristiana la Tierra estaba poblada por unos 250 millones de personas, una tercera parte en el Imperio Romano, otra tercera parte en el Imperio Chino y el resto diseminado por el planeta.

La crisis del imperio Romano estuvo acompañada de las primeras grandes epidemias que provocaron una merma o disminución en la población. En el año 1347 d. C. y hasta 1350 se extiende por Europa la peste negrao peste bubónica, una gran epidemia que azotó a casi todo el continente europeo, cuya población se estima se redujo en un tercio.

Después de esto, el crecimiento decayó, y, en general, fue bastante lento. La segunda etapa se relaciona con la segunda revolución agrícola y la Revolución Industrial. Los adelantos científicos y tecnológicos, iniciados a mediados del siglo XVIII, afectaron a la salud, la medicina y la alimentación, cambiando el rumbo de la población mundial. Entre los adelantos en salud pueden mencionarse el descubrimiento de Edward Jenner de la vacuna contra la viruela, y, cincuenta años más tarde, el de la penicilina por Alexander Fleming.

En el siglo XIX, estos avances se divulgaron por Europa Occidental, aumentando la esperanza de vida de su población y disminuyendo la mortalidad infantil. A fines de este mismo siglo y principios del XX, se generalizaron en los países del sur de Europa. Después de la Segunda Guerra Mundial, llegaron a Asia, Latinoamérica y África. Como consecuencia de lo anterior, la población creció explosivamente.

About these ads